desconfinamiento mental por la comunidad de puta madre

DES-CONFINAMIENTO MENTAL

Volvemos a retomar contacto con el exterior de una forma extraordinaria pero a la vez bajo con el tic tac de un tiempo limitado, un desconfinamiento escalado en la que cada fase se asegura para dar el siguiente paso.

 

 

Tras 50 días de encierro que ha ido en contra de nuestros propios instintos a nivel social, físico, emotivo e intelectual empezamos a reincorporarnos a la nueva realidad, hablamos del desconfinamiento no solo físico, sino en la más difícil, el desconfinamiento mental.

 

 

Según diferentes estudios que ha analizado Forum Salud Mental, un 16,5% de la población sufrirá síntomas depresivos y un 28,8% ansiedad de intensidad moderada-grave, y es que hemos estado sometidos a una presión diaria en la que cualquier cosa cotidiana se ha magnificado, haciendo frente a situaciones nuevas y sobre todo viviendo en una constante incertidumbre. Hemos pasado por estar sobreexcitados, ansiosos, motivado, decepcionados, optimistas, apesadumbrados, apáticos y un sinfín de emociones que a modo de noria nos han hecho estar arriba o abajo dependiendo del día. 

 

Así pues, después de tantos días encerrados nos encontramos con agotamiento mental en un constante duelo en todos los ámbitos de nuestras vidas… 

 

Hemos estado viviendo un estado de irrealidad donde el tiempo se ha paralizado, nuestro ritmo de vida (excepto para algunos sectores) se ha estancado y las noticias del exterior añadía más preocupación en nuestro día a día. Pérdidas irreparables de personas queridas, la crisis económica y sus consecuencias a corto, medio y largo plazo, restricciones en la apertura de los negocios, otros que ya no abrirán sus puertas, pérdida de solvencia en la economía familiar, pobreza, miedo al virus y que haya un nuevo brote, a las relaciones sociales, etc.

 

 

Síndrome de la cabaña

 

Algunos psicólogos ya hablan del síndrome de la cabaña, es decir, ese miedo a salir de casa. Ya por los años 80 el doctor Rosenblatt realizó un estudio en Minnesota (un estado rural de inviernos extremos) para conocer cómo se relacionaba este concepto con sus experiencias. En todas las personas a las que se les hizo el estudio no tenían unos síntomas exactos y la aparición de los mismos no tenían un mismo orden, ya que las personas dentro de su propio contexto reaccionaban de una forma u otra, pero sí se detectó en todas ellas, síntomas de angustia, depresión, aburrimiento, desasosiego, irritabilidad, ira, impaciencia, frustración, insomnio.

 

 

Recomendaciones para el desconfinamiento

 

El aburrimiento, la falta de estímulo desgasta nuestro estado mental, por ello, todas las recomendaciones van encaminadas a mantenerse ocupados, activos, aprendiendo cosas nuevas, teletrabajando, haciendo ejercicio, leyendo, meditando, etc.

 

Hay que empezar a incorporar a la rutina diaria los paseos (sin excusas), tal y como se han establecido, salir a la calle, sin prisa, disfrutando del entorno, el aire en la cara, el sol, cruzarnos con personas sin miedo y manteniendo la distancia social, y no olvidarse de sonreír (aunque lleves mascarilla), mantener una sonrisa nos cambia el estado de ánimo y se refleja en nuestra mirada, mostremos la parte más amable en el contacto con la mirada.

 

Una alimentación saludable ayuda también a nuestro organismo a recuperar la vitalidad, nos proporciona energía y todo lo que nuestro cuerpo y mente necesita no solo durante el confinamiento (que quizás se puede haber descuidado más), sino ahora con este desconfinamiento tener una alimentación adecuada a cada uno de nosotros es vital para recupernos más rapidamente. Nada de dietas, y mucho menos estrictas. Ya sabemos que la combinación de una buena alimentación y el ejercicio es esencial para recuperar un peso saludable.

 

Mantener contacto con las personas cercanas, compartir nuestras vivencias, nuestros estados anímicos, emociones y desahogarse nos ayuda a que nos encontremos mejor evitando el aislamiento emocional bajando nuestra ansiedad y estrés. Hemos aprendido a manejar las tecnologías para contactar con nuestros seres queridos a través de videollamadas, llamadas, etc.

 

Pensar a corto plazo organizando pequeños planes de futuro, realistas, como elaborar una lista de familiares y amigos que visitaremos, algún lugar al que queremos ir o volver, hacer esa actividad al aire libre que nos gusta mucho.

 

Empieza un diario, escribe, deja tu mente volar y solo escribe lo que sientes, sin pensar en que ello tenga sentido o no, aunque sean frases sueltas. La intención de esto es que en ocasiones no expresamos nuestros miedos a los demás, no nos abrimos a vivir la experiencia de sentirnos vulnerables y por eso esta herramiento creo que es una forma de aliviar un estado emocional bloqueado.

 

Desarrolla tu faceta creativa, sea la que sea, pintar, escribir, bailar, hacer manualidades, todo sirve si ello te hace sentir bien, te ilusiona y sobre todo te anima y motiva. No dejes de hacerlo, si te ha funcionado para mitigar estos momentos de privación de libertad poniendo tu mente en crear, te aseguro que tiene gran poder para conseguir evadirte y hacerte desconectar.

 

Evita las personas tóxicas, negativas y pesimistas. Elude conversaciones que emocionalmente te consuma mucha energías aunque sean de personas allegadas, intenta cambiar el tema y si eso no funciona, discúlpate con que tienes que atender otra cosa y cierra la conversación. Nuestra energía vital está debilitada, no permitamos que nos la consuman.

 

 

Desconfinamiento en los niños

 

Tenemos que pensar en ellos, en la vuelta a la cotidianidad con ciertas restricciones y nuevas normas en las relaciones con sus familiares y amiguitos, además de mantener los mismos hábitos de higiene. 

Los más pequeños creen que el covid es un monstruo, un bicho, y no entienden exactamente que significa, solo saben que están escondidos en casa porque las personas tenemos miedo. Esta creencia hay que saber tratarla para que poco a poco empiecen a recuperar la confianza pero siguiendo las normas, por ello, hacerlo a través de cuentos para que entiendan mejor esta nueva realidad puede ser una opción. En cualquier caso, también habría que consultar a expertas/os sobre que pasos seguir para detectar emociones y gestionarlas.

 

 

 

El aprendizaje que el covid-19 nos ha traído ha sido escandalosamente significativo porque nada de lo que conocíamos volverá a ser, la cotidianidad será la que toque ahora en este presente, sin saber cómo será mañana, y a esto desde luego no le pongamos la etiqueta de “será peor”, porque siempre tendremos la sensación de que todo tiempo pasado fue mejor, y eso no es cierto, es diferente, es lo que es, ni mejor ni peor.

Imagen de portada: Pinteres. Love the colors! 파티가 끝난 후 __ Vogue Girl

About the Author /

soy@comunidaddeputamadre.com

Post a Comment